Vender es divertido: te lo demostraré

Coronavirus, el “Rey” de los virus

14 abril, 2020

Con este pequeño escrito, me gustaría compartiros mi sentir y mi visión individual de como va a afectar el coronavirus al ámbito de las ventas.

La propia palabra ya lo indicaba, el virus de la “Corona” (no me entiendan mal) nos para a tod@s y nos pone a trabajar. O cambiamos o cambiamos. Miles de documentales, de coloquios y de advertencias entorno al cambio climático y a la situación del planeta no fueron suficientes para parar nuestra hambre consumista y nuestro ego, así que ha tenido que llegar este virus para encerrarnos a tod@s en casa y ponernos a reflexionar sobre que y como estoy viviendo.

Releo lo que escrito y se nota que llevo un mes sin salir de casa. La irritabilidad empieza a ser patente y queda reflejada en este escrito (bienvenida sea). Hay 2 preguntas que se me repiten continuamente en la cabeza y que me encantaría que pudierais darme vuestras respuestas:

  • ¿Para qué está pasando todo esto?
  • ¿Cómo vislumbras el futuro a nivel profesional?

A la primera creo que ya le he dado respuesta. A la segunda, es todo un reto responderla. En el ámbito de las ventas con emprendedores (que es donde yo trabajo), es evidente que el trabajo comercial será muy necesario y que se abre un bonito abanico, no solo de problemas, sino también de oportunidades. Gran parte de los negocios están apostando por digitalizar su actividad. Yo, por suerte o por casualidad, hace ya medio año que estoy en ello, con Franck Scipion (https://latransformateca.com/), un auténtico crack en el ámbito de la digitalización y el cual me reta constantemente.

Por suerte para mí, los seres humanos seguiremos siendo protagonistas en el proceso comercial (¿os imagináis un robot tomando la decisión de compra?). Todo proceso de digitalización es más que necesario (facilita el proceso de venta), pero igual o más serán las habilidades personales para la venta que demuestres en el propio proceso comercial, sobre todo a la hora de cerrar pedidos. Te pongo una situación muy sencilla, que seguramente se dé de aquí a unos meses:

Vas a visitar a un cliente, extiendes tu mano para saludarle y te das cuenta (tarde) que debido al miedo que le tiene al virus, te ha dado la mano de manera cortés, pero sin mucha gana. ¿Está más cerca o más lejos del pedido?

Siempre insisto en la presencia y la escucha como clave a la hora de vender. Estoy convencido que tenemos la capacidad de leer las señales corporales para darte cuenta de que estás incomodando a esa persona o que necesita espacio y distancia. ¿No lo estáis notando en los supermercados? ¡Estoy convencido de que sí!

Os deseo a todos/as un confinamiento lleno de reflexiones, paciencia con el proceso y un resurgir renovados y listos para la acción!

Volver
1
¿Estás emprendiendo, no vendes y no sabes como hacerlo? Tenemos la solución!
Powered by